Background Image
Table of Contents Table of Contents
Previous Page  13 / 390 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 13 / 390 Next Page
Page Background

Presentación

13

Si bien este tipo de encuestas ha recibido críticas por parte de los estudiosos

de los procesos de comunicación pública de la ciencia, en particular sobre

su capacidad real para “medir” las percepciones de las personas sobre la

ciencia y la tecnología,

1

estas han sido aplicadas en diversos países como

“termómetro” de las opiniones de diversos grupos sociales sobre los asuntos

relativos a la CTI, y son usualmente utilizadas por los organismos de ciencia

y tecnología nacionales y regionales como un instrumento para evaluar y

hacer seguimiento a los planes y programas de divulgación y popularización

de la CTI en los países, y como herramienta para la toma de decisiones en

estos temas. En respuesta a las críticas se puede decir que la confiabilidad

de una encuesta, sobre este u otro tema, dependerá de la manera como

se diseñen y apliquen los cuestionarios, esto es, del conocimiento que del

asunto en cuestión tenga el grupo que diseña el cuestionario, y de la calidad

estadística del diseño muestral.

Teniendo en cuenta las recomendaciones mencionadas arriba, en la III ENPP-

CyT el OCyT innovó tanto en el diseño del formulario como de la muestra.

Se estructuró un formulario de 74 preguntas divididas en cuatro seccio-

nes: interés e información sobre ciencia y tecnología; actitudes y valoración;

apropiación de la ciencia y la tecnología; y políticas y participación ciuda-

dana. La encuesta se aplicó de manera presencial —es la primera vez que

la encuesta nacional se hace de esta manera— a 6113 personas en once

ciudades del país. El diseño muestral fue probabilístico, se estratificó según

el índice de desarrollo humano (IDH) por ser este un indicador que incluye

factores como el alfabetismo, variable de interés para el análisis de las per-

cepciones de los colombianos sobre la CTI. En consecuencia, se agruparon

las 32 ciudades capitales del país en seis estratos según su IDH: muy alto,

alto, medio, bajo, muy bajo y no disponible. Este diseño garantiza que los

resultados se puedan extrapolar tanto a la población nacional como a cada

estrato de IDH, a partir de la estimación de los errores muestrales; además,

evita los sesgos comunes de realizar encuestas en las “principales ciudades

del país”, olvidando a las ciudades pequeñas, de allí que en esta encuesta

hayan participado Arauca, Sincelejo y San Andrés, entre otras. Distintos

expertos consideran que el diseño muestral basado en el IDH permite dar

cuenta de las diversidades del país.

El formulario aplicado en la III ENPPCyT, si bien no es totalmente comparable

con el de las anteriores encuestas realizadas en el país, sí buscó capitalizar los

1

Ver, por ejemplo, los trabajos de Michael, M. (1998). Between citizen and consumer: multiplying the

meanings of the public understanding of science.

Public Understanding of Science

(7), 313-327; De Semir, V.

(2002). Aproximación a la historia de la divulgación científica [Editorial],

Quark

; Lévy-Leblond, J. M. (1992).

About misunderstandings about misunderstandings.

Public Understanding of Science 1

(17), 17-21.